La peligrosa moda del balconing

La peligrosa moda del balconing

Allá por el 2010 nació de una mente brillante (nótese la ironía) la peligrosa moda del balconing, que para quien no sepa lo que es, consiste en tirarse desde un balcón a una piscina. Esta súper genialidad del cerebro humano es realizada principalmente por chavales jóvenes (de entre 18 y 25 años) que, en la gran mayoría de los casos, se atreven a realizar el reto porque han bebido cantidades impensables de alcohol.

El balconing se transformó en un auténtico fenómeno en las redes sociales, aquel que se tiraba era el más valiente del lugar, todo esto si la cosa no acababa mal. Según datos publicados en la versión digital del periódico ABC, en 2013 perdieron la vida 11 personas por culpa de esta tendencia, mientras que en 2012 fueron lamentamos 5; en 2011 3; en 2010 4 y en 2009 fueron 6. Puedes pensar que este fatal desenlace es porque la persona ha cometido un error al tirarse, pero lo cierto es que sufrir lesiones es mucho más simple de lo que parece, ya que el éxito del salto depende totalmente del azar. Si tenemos en cuenta que las personas que se tiran tienen alcohol en el cuerpo es muy sencillo calcular mal las distancias, resbalarse o incluso desvanecerse antes de dar el salto.

En un principio, el objetivo del balconing era pasar de un apartamento a otro o de saltar de habitación en habitación a través de los balcones, pero fue degenerando en ser su objetivo principal el utilizar el balcón como trampolín a la piscina del hotel. Salto de altura + alcohol / drogas no puede tener un buen resultado, y en su mayoría es  un joven precipitado en la calle o en el patio del hotel con graves daños físicos (en el mejor de los casos) y hasta mentales.

En definitiva, la peligrosa moda del balconing puede tener graves consecuencias, por lo que si en algún momento se te pasa por la cabeza intentarlo hazme un favor a mi, a ti y especialmente a tu familia y amigos, y no lo hagas. Hay otras actividades que puedes subir tu adrenalina sin necesidad de arriesgar tu vida.