La peligrosa moda del balconing

La peligrosa moda del balconing

Allá por el 2010 nació de una mente brillante (nótese la ironía) la peligrosa moda del balconing, que para quien no sepa lo que es, consiste en tirarse desde un balcón a una piscina. Esta súper genialidad del cerebro humano es realizada principalmente por chavales jóvenes (de entre 18 y 25 años) que, en la gran mayoría de los casos, se atreven a realizar el reto porque han bebido cantidades impensables de alcohol.

El balconing se transformó en un auténtico fenómeno en las redes sociales, aquel que se tiraba era el más valiente del lugar, todo esto si la cosa no acababa mal. Según datos publicados en la versión digital del periódico ABC, en 2013 perdieron la vida 11 personas por culpa de esta tendencia, mientras que en 2012 fueron lamentamos 5; en 2011 3; en 2010 4 y en 2009 fueron 6. Puedes pensar que este fatal desenlace es porque la persona ha cometido un error al tirarse, pero lo cierto es que sufrir lesiones es mucho más simple de lo que parece, ya que el éxito del salto depende totalmente del azar. Si tenemos en cuenta que las personas que se tiran tienen alcohol en el cuerpo es muy sencillo calcular mal las distancias, resbalarse o incluso desvanecerse antes de dar el salto.

En un principio, el objetivo del balconing era pasar de un apartamento a otro o de saltar de habitación en habitación a través de los balcones, pero fue degenerando en ser su objetivo principal el utilizar el balcón como trampolín a la piscina del hotel. Salto de altura + alcohol / drogas no puede tener un buen resultado, y en su mayoría es  un joven precipitado en la calle o en el patio del hotel con graves daños físicos (en el mejor de los casos) y hasta mentales.

En definitiva, la peligrosa moda del balconing puede tener graves consecuencias, por lo que si en algún momento se te pasa por la cabeza intentarlo hazme un favor a mi, a ti y especialmente a tu familia y amigos, y no lo hagas. Hay otras actividades que puedes subir tu adrenalina sin necesidad de arriesgar tu vida.

Mejores deportes extremos en el agua

El día de hoy os traigo una lista personal, por lo que ya os aviso que si no estáis de acuerdo conmigo tranquilidad, no tengo la verdad absoluta ni tampoco deseo tenerla, simplemente la he elaborado según mi opinión. Como veréis en el título se trata de los mejores deportes extremos en el agua, así que si quieres una gran aventura en el agua no te pierdas esta lista.

Rafting

Mejores deportes extremos en el agua

En castellano lo llamamos ‘descenso de río’ o ‘rápidos’, pero internacionalmente se lo conoce como rafting. Esta actividad se basa en recorrer el cauce de los ríos en la dirección de la corriente, sobre algún tipo de embarcación como balsas, canoas o kayaks. El grado de dificultad del río depende de variantes como la velocidad de la corriente, la turbulencia del agua, la fuerza de remolinos, la existencia de rocas, etc. Los ríos para practicar este deporte tienen 6 clases, la 1 muy fácil y la 6 extremadamente difícil o no navegable. Sin duda una actividad complicada donde no podéis dejar que el miedo se apodere de vosotros y el trabajo en equipo será clave.

Kitesruf

Kitesurf

El kitesurf es un deporte extremo donde quien lo practica lleva un arnés que está unido a una ‘cometa’, dicha cometa es propulsada por el viento, por lo que gracias a una tabla podemos deslizarnos por el agua, realizar maniobras en el aire y tomar las olas. Como todo deporte de este tipo es necesario tener algo fuerza, no significa que tengas que ser un Sylvester Stallone, pero sí la resistencia necesaria para conducir la cometa y poder tener un mínimo de control si el viento enloquece.

Mejores deportes extremos en el agua: Surf

Surf

Deporte acuático mítico donde los haya, además de uno de los mejores deportes extremos en el agua también es uno de los más populares. El objetivo de los surfistas es deslizarse de pie en una tabla sobre las olas y, a partir de aquí, ir experimentando con diferentes piruetas, técnicas y velocidades. Un deporte precioso de ver pero al mismo tiempo muy complicado y duro de aprender de manera profesional.

De estos tres deportes extremos yo he realizado dos, me falta el Kitesurf pero personalmente no me veo con la fuerza necesaria para ganar la batalla contra la cometa. ¿Has probado alguna de estas actividades?

Consejos para superar el vértigo

Consejos para superar el vértigo

El miedo a las alturas es algo más común de lo que parece, es más, yo misma noto cómo esta sensación se apodera de mi en determinadas ocasiones. Para aquellos que no lo sufren puede parecer algo raro, ya que no se trata de algo que sientas únicamente cuando tienes probabilidades de caerte, sino que aunque estés totalmente protegido de una caída puedes sentir ese nudo en el estómago. Acabar con él totalmente es muy complicado, pero hoy os traigo algunos consejos para superar el vértigo que a mi me han funcionado en momentos clave y me han permitido a vivir experiencias que de otra manera no hubiese podido disfrutar.

  • Poco a poco intenta acostumbrarte a las alturas. No me refiero a que te subas a lo alto de tu edificio y te sientes en el bordillo, para nada, sino que te enfrentes a vértigos básicos. Por ejemplo, a mi me genera mucha angustia estar en lo alto de las escaleras mecánicas, por lo que cada vez que me encontraba en esa situación intentaba calmarme y decirme a mi misma que no pasaba nada.
  • Piensa en otra cosa. Puede parecer que de esta manera evitas el problema, pero en realidad estás concentrado tu mente en otro tema que te evita pensar en el ‘miedo’ que sientes. He de decir que este punto es más complicado de lo que parece, porque por mucho que quieras la mente luchará siempre por volver a ese bucle de negatividad. Trabaja poco a poco y no te agobies si no ves resultados inmediatos.
  • Controla tu respiración. El típico truco de inhala en 3 y exhala en 8 (por poner un ejemplo) viene muy bien en estos casos.
  • Enfréntate a tu miedo directamente. Hasta hace algunos años me daba auténtico pánico subir a una montaña rusa, no podía con el miedo de verme a mi misma en lo alto de la atracción. ¿Cómo vencí mi miedo? Un día estaba en un parque de atracciones y la montaña rusa no tenía cola, así que como no tendría tiempo de pensar lo que estaba a punto de hacer le eché valor y me animé a subir. Una experiencia 10/10

¿Conoces otros consejos para superar el vértigo?¿Te impide el vértigo hacer alguna actividad que te encantaría probar?

La subida del Kilimanjaro en Tanzania

Escalar el Kilimanjaro no es montañismo, pero necesitas una muy buena condición física y caminar todos los días, ya que además de los problemas físicos, habrá que gestionar la falta de oxígeno!

 

Si quieres subir el Kilimanjaro en Tanzania

 

Si quieres subir a la cima del Kilimanjaro es esencial evitar los meses de: abril, mayo, junio y noviembre y favorecer los mejores meses que son: enero, febrero, marzo, septiembre, octubre y diciembre: mirar el tiempo. Escalar el Kilimanjaro es entre 20 km y 40 kilómetros de subida no muy difícil así que es posible por todos aquellos que tienen una actividad física normal durante el año y que están acostumbrados a llevar y caminar con una mochila. Los fracasos son a menudo debido a la altitud. Si subes y bajas en 7 días tendrás una probabilidad del 90% de alcanzar con éxito la cumbre a 5900 metros.

 

 

Llegarás en la reserva a los pies del Kilimanjaro a 1800m y luego se iniciará la subida fácilmente hasta 3000 metros con una hermosa vegetación, luego hasta los 5000m se camina en un paisaje lunar sin gran dificultad, es una pendiente de nivel medio un poco más según el camino que se ha elegido, por fin a partir de los 5200m entras en el último día, que es la única dificultad grande porque te pondrás en marcha a medianoche y caminarás durante 7H para montar (con la cuerda) los últimos 700 metros en pasajes muy empinadas y muy rocosos y en el glaciar barridas por vientos violentos y fríos (-5 hasta -15 ° C).

 

 

 

Subirás paso a paso lentamente, debido a la falta de oxígeno que no dudarán en utilizar el suministro de oxígeno (1 botella cada uno), por último, la cumbre 5900 metros, mirando la salida del sol durante media hora y rápidamente bajar porque el suelo va a derretirse bajo los pies, y podrías hundirte en la ceniza suave y escoria.

 

 

Escalar el Kilimanjaro es el sueño de muchas personas, especialmente los que aman África, los aventureros de montaña que conocen sus límites amantes de la vida y los lugares salvajes. Su ascenso es accesible para la mayoría de nosotros, con una buena condición física y un poco de práctica. No hay verdadera dificultad técnica. Es todo acerca de la capacidad de la capacidad del cuerpo a adaptarse al estrés y la resistencia al caminar en la altura. Pero esto no es una victoria fácil, habrás que utilizar todos sus recursos y luchar hasta el final, sobre todo el último día, los últimos 700 metros, porque aquí es donde se pone muy difícil.

 

Sabemos que no somos iguales ante la altitud no se puede saber de antemano si vamos a soportar. Lo que es seguro es que los que hacen la aclimatación están bien. Lo que no debes hacer, por ejemplo, es llegar a Bolivia en La Paz (4200 metros). Pero para el Kilimanjaro, es diferente, aunque tu llegada a Arusha será ya a 1600 metros luego, si estás en duda, o si no te sientes muy bien pide un día de aclimatación en la mitad de la subida, estar muy atento a la aparición de los síntomas y tomar un tubo de la medicina homeopática Coca 9ch (consulta a tu médico) .

 

¿Subir el Kilimanjaro cuánto cuesta?

Ten en cuenta que sólo los honorarios del gobierno para tener el derecho de subir son ya de $ 900 para la semana. El ascenso y descenso de 4 a 8 días cuesta alrededor de 2.200 € sin el vuelo internacional (impuestos incluidos).